En nuestra sociedad y con nuestro agitado ritmo de vida, es difícil encontrar tiempo para dedicarlo a nuestro cuidado, para sentirnos bien, vernos bien y concedernos más belleza; además del tiempo, los costos pueden ser muy elevados para los más sencillos tratamientos que podemos realizar en casa sin sustancias químicas, a bajo costo y con productos que se puedan encontrar fácilmente y en algunos de los casos, que utilizamos diariamente.

Para el acné, se ha demostrado que el bicarbonato de sodio es altamente efectivo en combatir las impurezas de nuestra piel y para equilibrar el pH, gracias a sus propiedades antiinflamatorias y antisépticas. Para ello se recomienda diluir el bicarbonato con agua hasta crear una pasta y con un algodón colocarlos en las espinillas, se recomienda masajear la piel y esperar unos 15 minutos, luego enjuagar con abundante agua e hidratar la piel. Se recomienda hacerlo 1 o 2 veces por semana.

Belleza, «porque lo único que necesitas es la naturaleza»

Para las estrías, las marcas que aparecen en la piel tras cambios drásticos en el cuerpo, se recomienda una combinación de aguacate, miel y limón para ser aplicada directamente. Esto hace maravillas gracias a que es antioxidante, hidratante y rico en vitamina C. Al igual que con el bicarbonato, se debe colocar directo en la piel, dejar reposar 15 minutos, enjuagar con agua y luego humectar.

La sequedad del cabello es otro tema, se recomiendan las vitaminas A, B y E, para ello el yogur, la miel y hojuelas de avena son perfectas. Se busca diluir la avena en agua caliente, se cuela y el líquido se combina con la miel y el yogur, se aplica en el cabello, se deja reposar por 30 minutos, se enjuaga y por último se lava con el champú usual.

Para las ojeras, la manzanilla con sus propiedades antiinflamatorias es perfecta, ya que reduce la hinchazón existente en la zona. Se recomienda empapar algodones de manzanilla y colocarlos sobre los ojos por largos periodos de tiempo.

Por último, para la sequedad en los codos, se recomienda una exfoliación profunda, puede usarse una mezcla de miel y lino, con la cual masajearemos la zona por 5 minutos antes de ser enjuagada, para luego finalizar con una crema hidratante, que puede ser con aloe vera o aceites de oliva o lavanda.

GM