¡Buenos días a todos!

Mi nombre es Jose Antonio Sánchez, director de la Escuela Europea Parasanitaria que como bien sabéis es la escuela que organiza este evento junto con la colaboración inestimable del hotel spa Galatea.

Como podéis comprobar este año hemos dado un notable salto de calidad en el ya III Congreso, hemos decidido poner un congreso de dos días por primera vez y esto en parte se debe al éxito que año tras año supone el congreso, que si bien este año es el tercero en realidad hace unos años eran jornadas… conferencias temáticas…

El notable salto de calidad se debe también en gran medida a nuestro décimo aniversario, el cual sin duda nos llena de orgullo, puesto que año tras año la escuela ha ido creciendo y desde una pequeña oficina hoy podemos decir con orgullo somos el mayor centro de formación de Galicia, uno de los que más centros tiene de España y de lejos el centro con mayor presencia Internacional.

Cuando digo que podemos decir orgullosos que cumplimos 10 años, no hago alusión a la escuela como un ente o una academia. Hago alusión a un grupo de personas que formamos esta escuela, profesores, coordinadores, recepcionistas… Un grupo de buenas personas y buenos profesionales. Personas comprometidas con la profesión, con la sociedad y con los alumnos. Porque si no es así no tiene cabida en esta escuela.

Hago alusión a la mayor parte de los alumnos que pasan y han pasado por esta escuela. Por su colaboración en eventos solidarios y demás actividades… Sin los alumnos nada de esto sería posible. Y los alumnos nos eligen y nos eligen por algo. Cada año crece el número de alumnos y lo hace por algo. Hago alusión a alumnos con tanta pasión como la nuestra por esta profesión que lloran cuando por fin encuentran en la escuela justo lo que buscaban: Profesionalidad, Prestigio, Trabajo, Humildad, Respeto, Pasión, Pasión  y más pasión…

Hago alusión a la gente a la que hacemos ilusión… Hago alusión a la gente a la que hacemos ilusión. Muchísima gente que nada tiene que ver con las terapias naturales, ni con nada similar se ilusiona cuando nos conoce, cuando conoce nuestros proyectos, cuando ve que se pueden hacer las cosas de otra forma, cuando ve que se puede conjugar ser buen profesional con ser buena persona, que se puede conjugar humildad con prestigio y cuando ve que no hay ni trampa ni cartón.

Como fundador de la escuela hace 10 años aposté por este proyecto, aposte por la crear la escuela que siempre quise haber encontrado. Aposté por las nuevas tecnologías y fuimos de facto la primera escuela del sector en habla hispana en disponer de un verdadero campus virtual. Una apuesta fuerte de la cual muchos recelaron en aquel entonces, muchos incluso lo criticaron o emplearon como algo peyorativo… pero en mi cabeza solo estaba el abanico de posibilidades que se abría para el alumno.

Bien después de estos diez hemos cerrado acuerdos internacionales, hemos abierto formación en un total de 9 países, abriremos en muchos más de forma inminente, tendremos intercambios de alumnos extranjeros y un largo etcétera… y lo seguimos haciendo por y para los alumnos. En este marco actual de globalización y convulsa crisis la internacionalización es más necesaria que nunca, ofrecemos talleres de Inglés, Portugués, Francés y Alemán aplicados al sector en aras de esa internacionalización, pero cuanto más grande es un árbol, más necesita de sus raíces y esas raíces nos llevan a ofrecer la posibilidad al alumno de tener su temario en Gallego, también les ofrecemos la opción de tenerlos en portugués y algunos ya en Inglés y Alemán.

Estamos aparte de en España en Oporto, Lisboa, Portimao (Portugal), Berlín (Germany), Shandong (China), La Paz, Cochabamba (Bolivia), Chiang Mai (Tailandia), Serrekunda y Murithabe (Gambia) and London (England).

Y sin embargo aquí estamos hoy en Portonovo. En un hotel maravilloso, en un marco incomparable y en donde hace mucho, mucho tiempo tuve la fortuna de trabajar. Volviendo a estos años y volviendo a abrir ese baúl de recuerdos no puedo dejar de rendir un pequeño homenaje e alguien que por desgracia hoy no puede estar aquí, a la que durante un tiempo fue mi compañera de trabajo en este mismo hotel. Marisa que hace años nos abandono. También quiero y necesito llevar ese pequeño homenaje a Juanjo Crespo el que durante años fue médico del R.C. Celta de Vigo y que siempre apoyo la creación de esta escuela, la apoyo al punto haber sido docente en los inicios de la misma, y esto a pesar de su siempre apretada agenda. No sería justo estar hoy aquí, justo aquí hablando de los diez años de la escuela sin haber siquiera mencionado sus nombres y manifestar mi respeto y admiración por ambos.

Y ya por concluir y cambiar un poco de registro dar las gracias a todos los conferenciantes, gracias a los colaboradores, gracias a los patrocinadores, al hotel y por último a vosotros por asistir a este congreso solidario, en realidad debería haber empezado por agradecer vuestra presencia pero como sabía que muchos llegaríais tarde, curiosamente coincidiendo con el final del discurso y el inicio del taller, pues lo deje para el final a fin de que este agradecimiento llegase a la mayoría.