La higiene y limpieza de los alimentos que se manipulan en su hogar son indispensables para el disfrute de una buena salud, tanto de los padres como de los niños, por ello se deben tomar todas las medidas del caso cuando estos se preparan.

La Organización Mundial de la Salud, OMS, estimó que alrededor de 600 millones de personas se enferman anualmente después de consumir alimentos contaminados.
Los niños menores de cinco años son particularmente vulnerables a enfermedades graves, lo que resulta en 125.000 muertes al año.
La agencia de salud de la ONU afirmó que el consumo de carne cruda o poco cocida, huevos, productos frescos y productos lácteos son un problema particular.
Otras enfermedades importantes transmitidas por alimentos son la fiebre tifoidea, la hepatitis A, solitaria y aflatoxina, un moho que crece en el grano mal almacenado.
Unas 420.000 personas mueren cada año por enfermedades transmitidas por alimentos, y los niños pequeños representan más de un cuarto de esos fallecimientos, indicó la Organización Mundial de la Salud (OMS).