¿Qué es la osteopatía y para qué sirve?

La osteopatía es un conjunto de técnicas manuales y tratamientos no invasivos, el cual trae un
sin número de técnicas manuales que a través del conocimiento de la fisiología, anatomía y
biomecánica del cuerpo buscan la causa principal que provoca el dolor. Para entender mejor qué es la osteopatía daremos un paseo por sus diferentes apicaciones a nivel terapéutico.

Se trata de una terapia alternativa que se centra en los problemas mecánicos del cuerpo. En esta
terapia el cuerpo funciona como una unidad que se mantiene conectada a través de las diferentes
estructuras del cuerpo como lo son los huesos, músculos, el sistema visceral, etc.

La base principal de la osteopatía consiste o considera que la estructura ósea está sumamente
ligada a las funciones del organismo. Es por ello, que los osteópatas manipulan la estructura ósea,
pero no solo esa manipulación afecta el sistema mecánico y estructural, sino que también a
órganos y fluidos internos.

El osteópata busca la movilidad en los diferentes tejidos y órganos, apoyándose en leyes
fisiológicas, neurológicas y biomecánicas que unen el cuerpo humano en su entidad anatómica.

Qué es la Osteopatía

Conoce con profundidad qué es la Osteopatía

¿Qué hace un osteópata?

Qué es la Osteopatía y cuál es la función de un osteópata: usa la manipulación física para mejorar la movilidad de las articulaciones, aliviar la tensión muscular y mejorar el suministro de sangre en los tejidos.

El objetivo de este tratamiento es mejorar la salud en general de todos los sistemas del cuerpo
mediante la manipulación de la estructura musculoesqueletica.

Para ello, el osteópata utilizará sus manos como herramienta única y principal del proceso. Sin
embargo, dichas manos han tenido que ser entrenadas previamente para poder detectar los
micromovimientos que se producen en los tejidos.

Además, de tener un conocimiento preciso de la morfología del cuerpo, el osteópata también
debe conocer con exactitud los síntomas o el resto de patologías que afectan el cuerpo humano.
Por lo que, debe ser capaz de diagnosticar con la mayor precisión posible y decidir si la dolencia
del paciente es posible resolverla con osteopatía.

Tipos de tratamiento de osteopatía

El tratamiento siempre radicará en emplear técnicas manuales que pueden actuar sobre tejidos
blandos, músculos e incluso sobre los huesos craneales.
En mucho de los casos se trata de producir micromovimientos o manipulaciones suaves que
consiguen devolver la estabilidad perdida en el cuerpo.

Osteopatía estructural

Este tipo de osteopatía va dirigida o está orientada al restablecimiento de disfunciones en los
músculos y en el esqueleto, poniendo un foco en la columna vertebral y traumatismo. Es decir, se concentra en el aparato locomotor de nuestra estructura musculoesqueletica. Esta especialidad trata las lesiones musculares, como las contracturas, los esguinces de tobillo o una tendinitis de hombro.

Qué es la Osteopatía

Qué es la Osteopatía y qué tipos existen

También es eficaz a la hora de mejorar la vida de las personas que padecen artrosis, ya que facilita
y ayuda a devolver a la articulación parte de la elasticidad perdida. De hecho, la lumbalgia y la
ciática responden efectivamente al tratamiento osteopatico.

Osteopatía visceral

Centra su atención en favorecer la movilidad y funcionalidad de las vísceras y órganos vitales
como el estómago, el aparato reproductor, páncreas, etc.

Una vez detectado el problema por el osteópata tratará de estimular y rehabilitar su movilidad
fisiológica en la zona afectada.

Osteopatía craneal

Esta práctica favorece el movimiento del líquido cefalorraquídeo. El cráneo tiene su propio
movimiento a través de las suturas de los huesos que la conforman. Estos movimientos se
producen a un ritmo regular gracias la fluctuación de este líquido.

Pero si este líquido se altera, podría dar lugar a ciertas patologías que afectan el cuerpo entero. La
técnica consiste en que el osteópata por del tacto perciba las alteraciones del líquido y realice las
correcciones óptimas para restaurar el ritmo regular.

Osteopatía infantil

Trata de resolver algunas dolencias o patologías que con más frecuencia aparecen en los niños,
que por alguna u otra razón la medicina tradicional ha sido incapaz de tratar con éxito. Nos
referimos a los cólicos del lactante y la plagiocefalia.

Beneficios de la osteopatía

Ahora que conoces Qué es la osteopatía, aprendamos también cuáles son los beneficios que aporta a nuestra salud. La osteopatía es una medicina natural que pretende restaurar la función normal del cuerpo, al
tratar las causas del dolor y desequilibrio que pueden ser el resultado de lesiones, enfermedades, etc.

Es por ello, que un osteópata usara sus manos para tratar el cuerpo usando una combinación de
técnicas que incluyen:

  • Masaje para liberar los músculos.
  • Estirar las articulaciones que están rígidas.
  • Tratar los tejidos blandos.
  • Mover las articulaciones a través del movimiento natural.

Los osteópatas tratan el dolor y consideran a la persona y el cuerpo como un conjunto. Por ello,
te mostraremos los beneficios de recibir una terapia de osteopatía.

  • Aumenta el rango de movimiento de las articulaciones.
  • Alivia los dolores de cabeza.
  • Trata problemas espinales como la mala postura, o lesiones del disco vertebral.
  • Alivia la artritis.
  • Alivia los dolores de cuello.
  • Ayuda a la Fertilidad.
  • Espasmos musculares.
  •  Alivia el dolor de hombro.
  • Cura lesiones deportivas como luxaciones, desgarros musculares, esguinces.
  • Reduce la presión arterial.
  • Aumenta la circulación.
  • Eliminará todo aquello que impida la autocuración del paciente.

¿Qué enfermedades trata la osteopatía?

El profesional en osteopatía adquiere conocimientos de diversas disciplinas para poder llevar a
cabo la mejora de las siguientes enfermedades y lesiones:

  • Dolores articulares.
  • Lesiones deportivas.
  • Mareos.
  • Ciática.
  • Incontinencia urinaria.
  • Dolor de espalda.
  • Dolor en las articulaciones.
  • Vértigos.
  • Mala onclusion dental.
  • Diarrea.
  • Hiperactividad.
  • Trastornos del sueño.
  • Sinusitis.
  • Escoliosis.
  • Cifosis.
  • Problemas respiratorios.
  • Problemas digestivos como hernias, estreñimiento, úlceras.
  • Traumatismos.
  • Latigazo cervical.
  • Bruxismo.
  • Afecciones en el hueso y mandíbula.
  • Cólico del lactante.

Como lo hemos mencionado anteriormente, el campo del osteópata es tan variado e interesante
que puede abordar el tratamiento de muchas enfermedades.

La combinación de su formación y su experiencia profesional genera un resultado positivo que se
convierte en el mejor tratamiento posible.

Considerar un osteópata como un simple masajista es el error de muchas personas, esta forma de
pensar evita que muchas personas tengan una mejor calidad de vida.

Contar con un osteópata profesional y que tenga la capacidad de leer el cuerpo de su paciente,
no deja de apostar por ser una vía segura y eficaz para superar los síntomas y lesiones
mencionadas anteriormente.

-Méd. Élinor Chávez.