[elfsight_telegram_chat id="1"]

Masajes para bebés

Tus niños pueden ser esponjas que absorben todo a su alrededor. Su desarrollo completo depende fundamentalmente de nosotros como adultos, por eso es imprescindible darles a ellos las mejores herramientas para poder lograrlo; de aquí la necesidad de estimularlos desde su nacimiento y como mínimo hasta los 7 años de edad ya que es cuando poseen mayor maleabilidad. La estimulación temprana se basa en ejercicios y actividades repetitivas, reforzando las neuronas y fomentando un desarrollo social, emocional, motriz y cognitivo.

Una Conexión Estrecha

En los bebés esta conexión se inicia con el vínculo afectivo con sus padres, desde el nacimiento, trayendo beneficios para ambos, ya sea en la regulación de la temperatura, el estímulo a los reflejos del bebé, incluso la disminución del llanto o la reducción del estrés post parto para la madre.

Partiendo de esta premisa se han venido desarrollando y perfeccionando técnicas con el fin de estimular el desarrollo de los niños, una de las técnicas más utilizadas son los masajes infantiles.

Esta práctica ha demostrado tener una infinidad de beneficios tanto para los niños como para los padres, y se ha convertido en un lenguaje entre ellos, pudiendo conocer e incluso influir en los estados de ánimo del otro.

Masajes para los más pequeños

Los masajes buscan el reforzamiento y la regulación de las funciones básicas del organismo del infante, afectando a su aparato respiratorio, nervioso, circulatorio, inmunológico e incluso digestivo e intestinal. Como principales beneficios están el tratamiento de los cólicos y del estreñimiento, regulación del calor corporal y tiene efectos relajantes, aliviando el estrés, incluso se asegura que aumenta la autoestima y refuerza, como decíamos, el vínculo afectivo entre padres e hijos.

Se recomienda el Shantala, una tipología de masajes basado en movimientos diarios que deben ser suaves y lentos en forma de fricción, percusión y estiramientos, pudiendo realizarse a cualquier hora del día, aunque se recomienda realizarlos antes de dormir, buscando calmar, relajar y ayudar al bebé a una mejor noche de sueño. No se recomiendan posiciones forzadas ni precisadas, pudiendo obligar a los niños a tomar posiciones rígidas; es fundamental cederles libertad.

También, los masajes de alas de mariposa, en los cuales se utilizan la yema de los dedos y cada movimiento se realiza en secuencia de tres, fundamentándose en masajes envolventes por todo el cuerpo del infante.

GM

#iguru_button_5f0aa315afdd1 .wgl_button_link { color: #ffffff; }#iguru_button_5f0aa315afdd1 .wgl_button_link:hover { color: #ffffff; }#iguru_button_5f0aa315afdd1 .wgl_button_link { border-color: rgba(255,255,255,0.01); background-color: #2da32f; }#iguru_button_5f0aa315afdd1 .wgl_button_link:hover { border-color: #12bc1e; background-color: #12bc1e; }#iguru_button_5f0aa315b1470 .wgl_button_link { color: #ffffff; }#iguru_button_5f0aa315b1470 .wgl_button_link:hover { color: #ffffff; }#iguru_button_5f0aa315b1470 .wgl_button_link { border-color: rgba(255,255,255,0.01); background-color: #2da32f; }#iguru_button_5f0aa315b1470 .wgl_button_link:hover { border-color: #12bc1e; background-color: #12bc1e; }
Carrito
¡No hay productos en el carrito!
Subtotal
0.00
Total
0.00
SEGUIR COMPRANDO
0